Se ha producido un error en este gadget.

domingo, 10 de julio de 2011

Sí, lo reconozco, no soy un Príncipe Azul. Pero, ¿Quién coño te ha hecho creer a ti, que con ese cuerpo y esa cara vayas a ser Cenicienta?

No hay comentarios:

Publicar un comentario